New York está lleno de gente, de mucha gente, pero sin duda cuando observas el detalle, cuando te fijas en sus caras, sus expresiones y gestos, es cuando verdaderamente descubres el ritmo de la ciudad que nunca duerme.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.